Cuatro ventajas para que instales un motor a tus persianas

Si has pensado sustituir las correas tradicionales de tus persianas por un motor, obtendrás mayor comodidad y evitarás  esfuerzos al abrirlas y cerrarlas.  Los motores te permiten hacerlo y programarlo fácilmente con un control remoto.

shades001

Como hay muchos modelos de motores en el mercado nuestra sugerencia es que te asesores bien sobre cuál de ellos te conviene más, teniendo en cuenta las características de tus persianas y especialmente, su peso.

Hay motores que tienen un sistema de control por pulsadores, unos programables y otros con control automático, etc. Piensa bien cuál de estos modelos se ajusta a tus necesidades y presupuesto.

Otro aspecto muy importante es saber cuánto pesa tu persiana y encontrar un motor que pueda levantar ese peso. En internet, puedes conseguir tablas de equivalencia entre el modelo de las láminas y la superficie de la misma. Otra manera de determinar el peso de la persiana, es bajarla de la ventana y  colocarla sobre una báscula de baño. Debe apoyarse en la báscula completamente para que el resultado sea correcto. Además tienes que sumar  la mitad del peso de la misma, por el rozamiento que tiene con las paredes y de esa forma, estarás muy cerca del peso que tendrá que levantar el motor que debes comprar.

En otras palabras, tienes que comprar un motor que sea capaz de mover al menos el doble de lo que pesa tu persiana.

Cuatro ventajas de instalar un motor

  1. Instalar un motor a tus persianas te permite programarlas para que suban o bajen automáticamente. Esta acción es un elemento disuasorio para quienes planean entrar a una vivienda a robar, porque creen que allí se encuentra alguien que pueda dar voz de alarma.
  2. Fácil instalación. Te asombrará lo sencillo que es colocar un motor a las persianas. Si no has tomado la decisión aún, porque piensas que es muy caro y muy engorroso, te equivocas, pide asesoría y presupuestos. Todas las persianas y los toldos se pueden motorizar con un motor en forma de tubo que se coloca donde se enrollan. Luego se pueden accionar con interruptores o con mandos a distancia. También tienen una manivela de emergencia para los casos en que haya problemas con la energía eléctrica.
  3. Comodidad. Este es un aspecto decisivo. Un motor evita que tengas que cargar con el peso de la persiana cada vez que se quieras subirla o bajarla. Si hay personas con movilidad reducida o mayores, la decisión de colocar un motor cobra mayor fuerza, porque el mismo te permite accionar con mucha comodidad tan solo con presionar un botón.
  4. Ahorro de energía. Cuando subas o bajas las persianas y los toldos según las horas de luz diarias puedes controlar el paso del calor, del frío, de la humedad, etc. A través de sensores y un motor para persianas puedes conseguir un ahorro de energía eléctrica de no menos 10%.

Dos grandes tipos de motores

Existen dos grandes tipos de motores en el mercado. Los tubulares  y los no tubulares o los llamados motores de cinta.

La colocación  de cualquier motor de persiana es un trabajo relativamente sencillo que puede hacerlo una persona con algunas habilidades para el bricolaje. Se debe cambiar la correa o cinta de la persiana por un mecanismo que tiene un motor. Su mantenimiento también es simple.

·         Tubulares

Es un motor que se instala dentro del cilindro de la persiana.

Para instalar un motor tubular debes:

  1. Introducir el motor en el cilindro de la persiana.
  2. Encajar la estructura en el cajón donde está la persiana. Los reguladores de carrera deben quedar en la parte exterior para poder manipularlos.
  3. Finalmente debes realizar la instalación eléctrica.
  4. También debes verificar que los sentidos de giro de la persiana para la subida y bajada son los correctos. Hay que pegar la persiana al eje, donde está el motor.
  5. Hay que ajustar los finales de carrera para que la persiana se pare en el punto que queramos tanto al subirla como al bajarla.

·         No tubulares o motores de cinta

Se pueden instalar de dos formas:

Empotrándolos: El sistema para activar el motor se pega a la pared en el cajetín donde antes estaba el sistema de subir y bajar la persiana. Es una opción discreta porque el motor queda integrado a la persiana.

Es necesario un espacio en el fondo de la pared, de al menos 14 cm o más, para colocar el motor.

De superficie: El motor se instala sobre la pared. Es muy fácil de colocar. Se cambia el cajetín de la persiana de correa por el motor que la automatiza.

Si quieres saber más sobre automatismos en tus persianas  y toldos consúltanos en Montajes Aluviarte. Te ayudaremos a conseguir la mejor opción para tu vivienda.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *